El futuro taurino en los pueblos


Foto: Festejo celebrado en 2012 en La Iglesuela (Toledo) por José Hurtado (blog Torerías del Chelin)

Desde principios del siglo pasado, la organización y gestión de los festejos taurinos celebrados en las fiestas patronales de los distintos pueblos de España se realizaban mayoritariamente por parte de los ayuntamientos o comisiones de festejos.


A principios del siglo XXI con el boom del ladrillo el mundo del toro tambien contrajo su particular boom. Hubo localidades que aumentaron considerablemente el número de festejos aún sabiendo que estaban muy por encima de sus posibilidades y otras que quiseron subir un peldaño más optando por la celebración de corridas de toros, todo ello vino propiciado por la buena marcha económica que atravesaba el país y por una telaraña de nuevos ganaderos, apoderados y empresarios que regalaban los oídos a los distintos concejales de festejos.


Al igual que la burbuja inmobiliaria, la burbuja taurina tambien explotó, y los pueblos que tradicionalmente realizaban sus novilladas con y sin picadores con sus respectivos encierros de acuerdo a la tradición taurina en cada uno de ellos se declinaron sólo por la celebración de festejos populares, para en cierta medida y dado su bajo coste no erradicar la parte taurina en sus fiestas patronales, pero en otras muchas localidades debido al recorte presupuestario destinado a sus fiestas sí prescindieron totalmente de los festejos taurinos acabando así con una tradición que en algunos casos se remontaba siglos atrás.


Con respecto a la provincia de Toledo y concretamente a la comarca de La Sagra, hubo localidades como Yuncos que en la década de los 90 tuvo un ambiente espectacular dentro de las novilladas sin picadores, vio como en el 2007 se celebraban 2 corridas de toros y que en los años posteriores sólo se celebraron festejos populares (mención aparte del festejo del 'toro enmaromado') hasta que diez años despues se ha celebrado de nuevo un festejo en el que los actuantes iban