Maestro, ¿Esto tiene arreglo? No, no tiene arreglo


Durante los años que uno lleva en este mundillo taurino, se llega a escuchar de todo, pero me quedo con tres comentarios o frases que he escuchado a diferentes personas, todas ellas ya veteranas y resabiadas dentro del taurineo, una de ellas es el título de este artículo, frase que según me dijo un buen aficionado hace años salió de la boca del malogrado y añorado cronista taurino Joaquín Vidal, cuando le preguntaron por la fiesta y sus decadencia ya hace tiempo. Otra me la dijo un vaquero en una ganadería de bravo por tierras andaluzas “hay que tener cuidado con las amistades taurinas, en general poco recomendables y muy falsas” y la otra me la dijo en persona un político que tuvo responsabilidades taurinas en la Comunidad de Madrid “Javier, si algo he aprendido en esto, es que no hay quien pueda con los taurinos”.


Hace tiempo que no escribía artículos de opinión, quizá sea por desgana, aburrimiento o que todos los años es lo mismo y no se me ocurre nada nuevo, y puede que hasta por perdida de afición, me relajo en el campo bravo hablando con mayorales y vaqueros y voy menos a la plaza, pero un amigo me ha pedido que escriba algo y a ver cómo sale el escrito.


Y digo lo de esas tres frases porque pasan las temporadas y las cartas de la baraja no cambian, llega Octubre, ya todo termina y viene el invierno, donde se escucha todos los años la misma cantinela “El sector se va a unir y todo se va a arreglar” y pasa el frío viene la primavera y las primeras ferias y nada nuevo, bueno este año si, la PANTOMIMA del bombo, acuñada por el Predicador de Nímes, pero por lo demás….que? algún torero nuevo que despunta y los demás, veteranos incluidos en la poltrona, bien protegidos pero el sistema empresarial que no cambia.

Que sí, que eso de la Fundación del Toro no esta mal, como antes no funcionó lo de la mesa, y otras que hubo en los años 90 y que se quedaron en nada, ya estamos cansados de decir que el problema no es externo sino dentro del taurineo y que los Taurinos no van a ceder sus privilegios para dar la razón al que pasa por taquilla, por mucho que la tenga.


Cada uno va a lo suyo como siempre ha sido, y mientras los que nos atacan, van incordiando más y los políticos implicándose menos, esto va perdiendo emoción y autenticidad y solo piensa el personal, en ver cortar orejas al precio que sea y donde sea, porque el respeto al toro y a la Ley taurina es cada vez menor, mientras el golfeo sigue a su aire, a veces me pregunto cómo hay tanto ladrón en esto de los toros y ninguno pisa los juzgados.