La doble cara de GARCIA-PAGE con la Tauromaquia en CASTILLA-LA MANCHA

Sobre el falso apoyo de Emiliano García-Page y su gobierno a la Tauromaquia en la región de Castilla-La Mancha.

“Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces” diría el sabio refranero popular español, y es que en nuestra región, nuestra tierra de Castilla-La Mancha es taurina o muy taurina excepto para el señor García-Page.


Castilla-La Mancha es por excelencia tierra taurina como así acreditan sus grandes efemérides taurómacas, sus figuras del toreo como Domingo Ortega, la Familia Dominguín, Pedrés o Gregorio Sánchez entre otros. Castilla-La Mancha es tierra de ganaderías desde los Montes de Toledo, la Alcarria o la Sierra de Alcaraz.

Sin embargo, en los últimos años, desde las esferas políticas de la región, la tauromaquia ha sido abandonada por completo, reduciéndose su apoyo a vagas declaraciones populistas en medio generalistas del presidente Emiliano García-Page respecto a la misma. Pues como muestran los hechos, el gobierno socialista de García-Page tiene descuidado al sector taurino castellanomanchego desde todas sus vertientes.


Hechos, los cuales, expondremos a continuación, que acreditan la doble cara taurina del presidente García-Page y de sus tan taurinos asesores en las altas instancias del Palacio de Fuensalida.


Sin ser exhaustivos, los hechos son los siguientes:

En primer lugar, desde que García-Page llegó al gobierno de Castilla-La Mancha y más concretamente en los dos últimos años agravada por la situación por la pandemia del COVID'19, los ganaderos castellanomanchegos han recibido 0 euros de ayudas para paliar su grave situación. Como ha señalado recientemente el ganadero albaceteño Samuel Flores: “Mientras que en Andalucía, Madrid y Castilla León, han ayudado mucho a las ganaderías, en Castilla-La Mancha no hemos tenido prácticamente ninguna ayuda”.

Así mismo, en los dos últimos años numerosos ganaderos de la región como Víctor Huertas, José María López, Polo Sainz o Macarena Gallego se han sumado a esta postura, los cuales a través de la creación de diversas plataformas como "SOS GANADEROS" han intentado entablar negociaciones con las altas jerarquías del gobierno de García-Page, sin recibir respuesta o ayuda alguna.


En segundo lugar, desde la creación en el año 2014 de la Mesa de la Tauromaquia de Castilla-La Mancha, y más recientemente en los sucesivos años de gobierno de García-Page, dicho órgano no ha sido convocado en una sola ocasión. Este órgano consultivo que aglutina a los diferentes sectores taurinos de la región y que está conformado por importantes personalidades del sector como José Luis Lozano, Maximino Pérez o Jesús Hijosa, digo yo que tendrán algo que decir en la situación de crisis del sector, dado que los miembros que conforman la misma podrán aportar iniciativas o recomendaciones sobre el estado de la tauromaquia en Castilla-La Mancha. Sin embargo, el único órgano taurino oficial de la región dependiente del gobierno de Castilla-La Mancha simplemente no existe para el “taurino” Emiliano García-Page.

En tercer lugar, en el ámbito presupuestario y más concretamente desde las partidas recogidas por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha la Tauromaquia ha sido marginada al más oscuro ostracismo. Así, dichos presupuestos no recogen ninguna partida presupuestaria destinada ni a las asociaciones, peñas taurinas, escuelas taurinas u otras entidades que fomentan la cultura y la tradición taurina de nuestra tierra. Personalmente, y en contra de las opiniones manifestadas por los altos dirigentes de la Fundación Toro de Lidia como el señor Borja Cardelús o Victorino Martin estoy totalmente en contra de la subsistencia del sector taurino a base de subvención directa. Sin embargo, el apoyo a la promoción de la fiesta de los toros debería ser un pilar esencial de las políticas culturales del gobierno regional. En este sentido, la promoción taurina del gobierno de Castilla-La Mancha y su apoyo a los cientos de asociaciones y entidades taurinas es nula.


Por otra parte, el señor Emiliano García-Page en cualquier ocasión destaca su apoyo y saca pecho por la tauromaquia simplemente por asistir un par de veces al año a la corrida del Corpus de Toledo o la Feria taurina de Albacete. Así, García-Page dice ser taurino, pero sigue permitiendo un régimen anquilosado en el pasado fundamentado en una jugosa partida destinada a los derechos de imagen de las retransmisiones taurinas de CMMEDIA repartida de manera arbitraria y muy dudosa entre un selecto grupo de empresarios taurinos organizadores de unos cuantos festejos taurinos por nuestra región.


En este contexto, García-Page sigue el modelo socialista trasnochado de los Corcuera y Guerra. El de los toros en televisión “ande o no ande” y el de las fotos en las barreras de Las Ventas o del Coso de Mendigorria.

Pero nuestro “taurino” presidente y su equipo de gobierno no han tenido en más de ocho años capacidad ni ganas de apoyar y fomentar a uno de los sectores más importantes de la región a nivel económico y social. Porque el bueno de Emiliano García-Page solo utiliza la Tauromaquia y al campo castellanomanchego para desmarcarse de las sandeces declaraciones de sus socios ministeriales de Unidas Podemos.


Todas sus intervenciones en las últimas semanas muy comentadas y aplaudidas de apoyo al campo y a los toros solo han servido para ser destacadas en los extractos de agencias de comunicación como EFE o EUROPAPRESS durante al menos un par de horas pero no como auténtico apoyo del sector taurino. Porque si Revilla ha tenido a las anchoas para salir en Antena 3 desde hace más de veinte años, García-Page siempre tendrá los toros para ser trending-topic…Y poco más.

471 visualizaciones
Entradas destacadas
Archivo
Síguenos
  • Facebook
  • Twitter

Publicidad

Hache_seguros.JPG
BannerSanser2.jpg
13fef896-edeb-49b8-afc4-84b47a817db1.JPG